Cuidando el seso… Comparativa de cascos de escalada.

casco escalada

Cuidando el seso… Comparativa de cascos de escalada.

A pesar de ser enemigo del escalador cool y los stone masters, el casco es uno de los elementos de seguridad más importantes a la hora de practicar nuestro deporte.

Es cuestión de sentido común entender que la cabeza es extremadamente frágil y valiosa, por ende es nuestra responsabilidad protegerla. Desafortunadamente muchos escaladores insisten en escalar sin casco e inventan un montón de excusas para justificar su acto irresponsable.

He aquí algunas buenas razones para hacer cambiar de opinión a esas personas y evitar uno que otro accidente.

La idea tampoco es obligar a nadie a hacer algo que no quiere… en fin, cada uno sabe lo que hace con su cabeza, pero objetivamente siempre será mejor tener casco a no tenerlo.

En la actualidad podemos encontrar tres grandes tipos de cascos de escalada, el “clásico” de carcasa dura, los moldeados y finalmente los más innovadores cascos híbridos.

1 – Cascos con carcasa dura.

El casco de carcasa dura de policarbonato es aquel de fabricación más clásica y resistente. Al igual que todo casco de escalada, está diseñado para recibir impactos desde arriba (por ejemplo una roca o trozo de hielo) y absorberlos manteniendo nuestra cabeza a salvo. Por sus prestaciones, este tipo de casco es muy resistente y durable, no así cómodo y liviano ya que su estructura rígida (bastante más pesada que el poliestireno -EPS-) sujetada generalmente por correas, tiende a ser bastante incómoda después de un par de horas. A su vez, estos cascos son idóneos para la práctica del montañismo clásico y grupos. Algunos ejemplos que se encuentran en el mercado son  el casco Mercury Group de Beal.

2 – Cascos moldeados.

Por su parte los cascos moldeados constan de un núcleo absorbente de poliestireno -EPS- que puede o no estar revestido de una delgada capa de policarbonato. Este tipo de construcción otorga una gran ligereza y comodidad al casco,  sin perder de vista una increíble capacidad de absorción de impactos gracias a la propiedad de deformarse del poliestireno. Este tipo de cascos debido a sus prestaciones, generalmente no son tan duraderos como sus equivalentes de carcaza e híbridos, pero siempre serán una excelente opción para escaladores deportivos o aquellos escaladores alpinos que se preocupan por cada gramo en su equipo. Algunos clásicos de esta categoría son el casco Rock Rider de Mammut y Meteor de Petzl.

3 – Cascos híbridos.

Finalmente, nos encontramos con los cascos híbridos, los cuales son una transición entre los cascos de carcasa dura y los moldeados de poliestireno. Estos cascos están construidos principalmente por una carcasa dura la cual les otorga una gran durabilidad y resistencia, y a su vez en lugares claves integran poliestireno -EPS- que los hace mas cómodos y un tanto mas livianos. Al ser cascos polivalentes son ideales para aquellos escaladores que les gusta hacer de todo, desde un día de escalada deportiva, a montañismo clásico o una temporada de big walls. Algunos ejemplos de cascos híbridos son Skywalker de Mammut, HalfDome de Black Diamond y el nuevo Boreo de Petzl.

En fin, a la hora de comprarnos un casco siempre hay que tener en cuenta a la actividad a la cual nos vamos a dedicar: escalada deportiva, multilargos, tradicional o montañismo, ya que de eso dependerá si nos importa más su ligereza o durabilidad. Todos los cascos son seguros y en la actualidad ya no es una excusa decir que son incómodos, pesados o que no hay variedad. Recuerda que los cascos salvan vidas y nos ahorran sustos en el mundo vertical.

Inti Mellado